El panorama en la gama media y baja en Android ha mejorado enormemente estos últimos años. En serio, hasta hace unos años, cualquier cosa por menos de $300 dólares era automáticamente una experiencia cercana a la desesperación y la ira autodestructiva. Para que un dispositivo Android sea considerado más malo que la tiña tiene que cumplir necesariamente alguna de estas condiciones: ser jodidamente lento, tener una batería desastroza, ser feo de cojones o rematadamente inútil. Pura maldad.

La lista de los peores teléfonos/tablets Android no es sólamente una recopilación de los gamas bajas más desastrozos que han parido nuestros simpáticos fabricantes (esos que harían entrar en cólera hasta a un monje shaolin), sino también los más sonados fiascos en la industria, lo que también incluye a buques insignia; sí, esos mastodontes que cada cierto tiempo son los emblemas de sus respectivas casas productoras.

Prepárate, y si tuviste alguna de estas magnas obras satánicas cuéntanos tu martirio en la caja de comentarios. Y quien crea en algún dios, que se encomiende a él antes de empezar.

Samsung Galaxy Ace

El rey indiscutible de los teléfonos basura. Y es muy probablemente el orígen de la mala reputación que solía tener Android en la gama media y baja. La resolución de su pantalla es bajísima, su cámara tiene una calidad miserable, un diseño como poco extraño, que no tiene nada de bonito o interesante y la cereza sobre el pastel: un rendimiento execrable. Con este smartphone, Samsung estuvo cerca de arrebatarle a Microsoft la famosa frase de: «todo lo que toca lo convierte en mierda». Para los que sufrieron en carne propia cualquier variante del Galaxy Ace, la frase debió tener mucho sentido en su día a día.

Galaxy Ace... Era como, Dios mío, ni siquiera sé como explicarlo.

Google Nexus 7 (2012)

¿No esperabas ver un terminal de Google en esta lista, eh? Es que ni te enteras. Cuando la primera Nexus 7 salió la mercado en 2012 era la mejor tablet que el dinero podía comprar (para lo estipulado en aquél entonces, era increíblemente barata); incluso si compras una nueva en la actualidad notarás lo bien que funciona, fluida y rápida, vaya...

Ay, ilusos... Eso hasta que pasan los meses y su memoria Flash empieza a degradarse al punto de que hagas lo que hagas, la formatees docenas de veces, le hagas un downgrade a Android 4.1 Jelly Bean, nada... Una vez que enciendes por primera vez una Nexus 7 (2012), su destino queda sellado para siempre, y las consecuencias empezarás a pagarlas a los pocos meses. Ni el mismísimo Gabrielle Amorth puede librarte de ese infierno.

Es una puta mierda. Se rumorea que la memoria NAND es de muy baja calidad y se degrada muy, muy rápido, por lo tanto no tiene solución aparente. Cagada de ASUS, y Google por no supervisar lo que va a vender, claro.

Se laguea tremendamente y la batería dura lo mismo que una pila sulfatada. HO-RRI-BLE.

HTC Thunderbolt

El operador estadounidense Verizon quería ser de los primeros en sumarse al carro de la conectividad 4G LTE, la novedad por aquellas épocas, lástima que decidieran hacerlo con un teléfono tan apestoso. A decir verdad, el HTC Thunderbolt no era un mal teléfono: rápido, fluido y todo salvo un gran y terrible inconveniente: apenas podías usar el puto trasto. Además de estar repleto de bugs, su autonomía era tan absolutamente lamentable que si llegaba a las 3 horas de duración (incluso sin usarlo) podía considerarse un milagro. Steve Wozniak se refirió a él como «el peor teléfono que había tenido en su vida».

HTC Thunderbolt... Dulce niño Jesús, ese teléfono mató toda impresión mía sobre HTC... La batería de ese teléfono era atroz incluso cuando nuevo, un día incluso murió en 11 minutos (sin haberlo usado). Me compadezco de quien haya tenido o aún tenga ese teléfono. Que los dioses de Android tengan piedad de su alma.

Google Nexus 9

La gran G vuelve a protagonizar una lista de lo peor de lo peor en el mundillo Android, y sí, esta vez vuelve a ser una tablet. La Nexus 10 y la Nexus 7 (2013) fueron dispositivos sobresalientes casi todos los aspectos, además de ser razonablemente baratos. Cuando Google anunció la Nexus 9 todos nos quedamos flipando: incluía un procesador NVIDIA Tegra K1, una pantalla con resolución Quad HD, 2 GB de memoria RAM y sería la primera tablet con Android 5.0 Lollipop

Los inconvenientes no tardaron en salir a la luz: la calidad de su construcción era (y sigue siendo) pésima, su plástico es de baratillo, casi todas presentan fugas de luz en sus pantallas, y para colmo es carísima. Y otro problema: la Nexus 9 lagea que da gusto. Este último es mucho más malo porque empieza a manifestarse muy rápido: la Nexus 9 empieza a ralentizarse y a sufrir cuelgues insoportables. ¿Has usado una Nexus 7 (2012) con Lollipop? Ya, así es usar la Nexus 9 luego de unos días.

Para empezar, a diferencia del Nexus 6 cuya implementación de Android es de 32-bits, la de la Nexus 9 es de 64-bits cuando casi todos sus componentes están diseñados para funcionar bajo los 32-bits, veamos: 1) la cantidad de memoria es inadecuada debido a que toda cosa hecha en 64-bits usa 20% más recursos que algo en 32-bits, 2) el procesador Tegra K1 de la tablet es una variante de dos núcleos, así que ya puedes imaginarte el tremendo peso que lleva sobre sus hombros y 3) esta tablet viene con el disco encriptado por defecto, empeorando aún más su pobre rendimiento.

Y si piensas que se trata de sólo casos aislados o de geeks inconformes, entérate: hay foros enteros dedicados únicamente a ver formas de solucionar el lag en la Nexus 9.

Mi Nexus 7 2012 hacía que me entraran ganas de salir a golpear a alguien. Mi Nexus 9 hace que me entren ganas de cometer asesinato. Si quiero evitar ir a prisión, creo que debo deshacerme de ella cuanto antes.

LG L20

Este me toca especialmente porque lo sufrí en carne propia. Basura infecta, vaya. El LG L20 salió en 2014, en pleno auge de la gama baja en Android cuando el Motorola Moto E (2014) era el rey indiscutible de la gama de entrada y los chinos empezaban a arrepentirse de sus pecados. Con Android 4.4 KitKat, el LG L20 era malo en casi todo: respuesta táctil desesperantemente errática, una pantalla con unos ángulos de visión casi nulos y resolución bajísima, y lo peor: un rendimiento nefasto. Lo único que destaca es en la duración de su batería.

Santa mierda, que se joda ese teléfono. Recordarlo me da escalofríos. No hace falta explicación.

Motorola FlipOut

[youtube src="NGAVlaCoBq4" /]
Hay experimentos que definitivamente no deberían salir nunca del laboratorio. Pero por alguna razón (que ningún ejecutivo cuerdo se atrevería a hacer en la actualidad), a algún ejecutivo de Motorola se le ocurrió la grandiosa idea de lanzar un smartphone con una pantalla diminuta acompañada de un teclado diminuto plegable. Para empeorar las cosas: MotoBLUR, la vieja capa de personalización de Motorola antes de su adquisición por parte de Google, conocida por ser tan mala como una patada en los huevos; con decirte que era peor que TouchWiz ya puedes hacerte una idea. La idea simplemente no cuajó.

Solía tener un Motorola Backflip allá por el 2009 - 2010. Motoblur me dio SIDA.

Samsung Galaxy Note 7

Samsung tiene el dudoso honor de aparecer por segunda vez en nuestro top. El Galaxy Note 7 venía para cubrir todas las carencias de su predecesor: el Note 5; tanto que incluso Samsung había decidido obviar el níumero 6 para demostrar el salto evolutivo. Salvo algunos contras rozando los minúsculos, el Galaxy Note 7 era el phablet casi perfecto, y candidato predilecto para disputar el título a mejor phablet del año. Pero una serie de gravísimos inconvenientes terminaron eclipsando a un terminal que se suponía tendría todas las ventajas que su antecesor no tuvo. En fin, las grandes ilusiones suelen desembocar en grandes desengaños.

Samsung, tratando de adelantarse a la Apple y el inminente lanzamiento de su iPhone 7 Plus, aceleró sus estaciones de trabajo para que trabajaran a la mayor prisa posible; lo que llevó a un alto volumen de baterías defectuosas que terminaban explotando, con varios incidentes, incluido un Note 7 que ardió en llamas en las manos de un niño; Samsung asumió todos los problemas y reemplazó los dispositivos en peligro por otros con la etiqueta de 'seguros'... Otro percance: los Galaxy Note 7 reemplazados también explotaban, y no sólo eso, sino que la frecuencia con que estos Note 7 reeemplazados ardían era muchísimo más alta.

Los problemas no tardaron en venírsele encima a Samsung, con un dispositivo explotando a una media de casi uno por día; un Galaxy Note 7 que ardió dentro de un avión fue la gota de rebalsó el vaso... El buque insignia de Samsung fue clasificado como material peligroso por una agencia federal norteamericana y Samsung anunció que dejaría de vender y fabricar el dispositivo. Así, el Galaxy Note 7 pasó a la historia como el peor y más inseguro que ha fabricado jamás Samsung, y así es como tiene un lugar en nuestro salón de la infamia de los peores terminales Android jamás lanzados.

A mí me falta un dedo, ¡pero qué bien iba!

El móvil con mejor mercado de segunda mano... Para los refugiados.

Publicar un comentario

César Barrantes

{picture#https://2.bp.blogspot.com/-87jyLDIFZTM/WBFboqQGR4I/AAAAAAAAb5I/6-1SbCa-kx8owN3AsTVvNL0Gr7qlhE6WACLcB/s200/cesar-barrantes-renderizado-01.jpg} Cinéfilo, carnavalero, amante de la buena música y friki a tiempo completo. "Algo suena en mí y es mejor que una canción; el arte es sobretodo un estado del alma". {facebook#https://www.facebook.com/cesar.barrantes.7} {google#https://plus.google.com/115915750931228352631} {youtube#https://www.youtube.com/channel/UCp_z0l2keVLXFRwUPa35RtQ}

Rolo Nieves

{picture#https://4.bp.blogspot.com/-kvtvyd4PBp0/WBFbYZsq7UI/AAAAAAAAb5A/YuK4RXgt9ugsti8HLUZgmHBBPMvNj9rBwCLcB/s200/rolo-nieves-renderizado-01.jpg} Amante de la informática, apasionado del software libre, GNU/Linux, el rock progresivo y usuario sin remedio de Android. Cada aspecto de mi vida es psicodélico. {facebook#https://www.facebook.com/LeMoktar} {google#https://www.google.com/+RoloNieves}
Con tecnología de Blogger.