Análisis: Ulefone Paris, el gama media que pudo ser perfecto | La Cueva de Android


Ulefone es un fabricante que, a pesar de ser casi un completo desconocido en occidente, se esfuerza por agradar al público. Ya, que no es de los más originales, pero la mayoría de las veces suele hacer bien las cosas y algo muy importante: prestar atención a los detalles; detalles como lo son el diseño, la potencia, el rendimiento y la bater... ejem... Sí, esos 3 primeros detalles. El Ulefone Paris, que es el que vamos a comentar hoy, reune muchas de esas características: tiene diseño, potencia, una fluidez increíble, pero algo se quedó en el camino, pudo haber sido el gama media perfecto, pero se queda muy atrás: en el casi.

Por los escasos $110 dólares que cuesta el Ulefone Paris uno difícilmente creería que realmente ofrece todo eso. Bueno, es que si tenemos en cuenta la bazofia que suelen vender nuestras operadoras telefónicas locales por lo mismo o mucho más, yo tampoco me lo creería; pero el mercado chino de hoy en día funciona de forma muy diferente: ofrecer la mayor calidad posible por la menor cantidad de dinero posible. ¿Cumple a cabalidad el Ulefone Paris? Eso lo descubrirás leyendo el artículo. No te despegues, calza las pantuflas y algo de canchita que hay mucha tela que cortar.

Primero que nada, queremos agradecer a la tienda en línea Igogo por cedernos este terminal para su respectivo análisis.

Pantalla

Uno de los puntos fuertes del Ulefone Paris es su pantalla. El acabado del cristal es semi-curvo (o lo que llamaríamos 2.5D), es decir, de aspecto redondeado, lo que le da una apariencia muy buena a la vista. Su pantalla es de 5.0 pulgadas, el tamaño perfecto, ni muy engorrosamente grande ni muy incómodamente pequeño.

En cuanto a la calidad del panel en sí: no es exactamente la mejor pantalla, de hecho he notado que tiene fugas de luz que afortunadamente son apenas perceptibles de noche o con las luces apagadas, pero tiene dos puntos a favor:

La resolución: la pantalla del Ulefone Paris tiene una resolución de 1280x720 píxeles; si hablamos de un gama media, estamos hablando de una resolución de pantalla más que aceptable, difícilmente vamos a notar algún pixel, aunque bien es cierto que quienes hayan usado una pantalla Full HD o superior, la tarea de acostumbrarse a esta tomará un poco más (tampoco hay que exagerar, pues, que es un teléfono de 5 pulgadas, y barato, además).

Saturación: ya, que el Ulefone Paris no monta un panel Super AMOLED; lo que tiene es un panel IPS LCD con un nivel de colores realmente bueno aunque con altos niveles de rojo. Si lo tuyo son los paneles AMOLED (cuya saturación es conocida por ser preciosamente alta) pero tienes que conformarte con la pantalla de este smartphone, el Ulefone Paris incluye una característica llamada MiraVision (de hecho todos los MediaTek que conozco lo tienen). Si quieres más saturación, activas MiraVision en modo de color 'vívido' y listo.

Sonido

Antes de entrar al apartado sonido un par de detalles sobre mí: el 50% del día tengo los audífonos calados en la orejas, generalmente escuchando algo rock progresivo o el Pink Floyd y el Genesis obligatorio del día, por lo tanto lo que más valoro en un dispositivo con salida de audio son los bajos. Aunque los altavoces no sean de mi preferencia.

El altavoz del Ulefone Paris no me ha defraudado, el sonido es claro y los bajos al menos son perceptibles, pero el volumen no es lo suficientemente alto que me gustaría o a muchos gustaría. No es el teléfono desde el que pondrías música a todo volumen para acompañar una chupa charla cuando te juntes con tus amigos en la plazuela, aunque sí cuenta con radio FM. Desafortunadamente su salida no es estéreo.

Acabo de recordar que trae una opción para aumentar el nivel de volúmen (o de ruido más bien), con lo que hay una mejora considerable luego de activarla.

El sonido que sale del jack de 3.5mm del Ulefone Paris se me antoja muy aceptable, soy un melómano, pero no soy un audiófilo: lo único que necesito para disfrutar de la buena música es un sonido aceptablemente claro y unos buenos bajos, y el sonido que bota el conector de audífonos del Paris es, al menos para mí, dentro de lo que considero bueno.

Por cierto, los audífonos que uso son los famosos Philips de a 10 lucas, los mejores auriculares que he tenido jamás; luego de haberme gastado estúpidamente dinero a manos llenas en cosas como Sony, Skullcandy o incluso comprado auriculares de Samsung, cierto día logré descubrir estas pequeñas y baratas maravillas; desde entonces cada vez que se me rompen, acudo inmediatamente a comprar los mismos.

Y justo acabo de recordar que el Ulefone Paris trae un par de audífonos en la caja. Mis expectativas para con ellos eran tan nulas que ni siquiera me he molestado en sacarlos de la caja; y tampoco planeo hacerlo.

[Actualización 19/06/2016] Me avergüenza admitir que acabo de perder mis audífonos. Por curiosidad y por necesidad me puse a rebuscar la caja del Ulefone Paris para sacar los audífonos que vienen de regalo y me los puse para escuchar algo de música y, pues, no tengo mucho que decir... Salgo mañana a primera hora a comprarme otro par de Philips.

Diseño y construcción

Si hay algo que me gusta particularmente del Ulefone Paris es su cuidado diseño. A decir verdad, está muy basado en el diseño del iPhone 6, pero lo suficientemente distinto como para no referirnos a él como a un miserable clon. Es muy bonito. Su pantalla como ya mencioné hace poco tiene sus bordes ligeramente redondeados, los marcos del dispositivo tienen un agradable acabado metálico y su parte trasera es de plástico mate, aunque no gomosa como me hubiera gustado; va a tocar sujetarlo firmemente porque se desliza de las manos con mucha facilidad.

Su botonera, que se encuentra en la parte derecha, es de metal y se siente muy bien al usarlos y no dan la sensación de que vayan a mostrar signos de desgaste a corto o mediano plazo. Justo al costado del jack de 3.5mm, que está en la parte de arriba, está también el puerto Micro USB; a decir verdad se me antoja un buen lugar si planeamos cargarlo y usar el celular al mismo tiempo (en la cama por ejemplo).

A falta de botones de software o botones de navegación físicos, Ulefone ha optado por poner botones capacitivos. A simple vista sólo es visible el botón de inicio, pero a los costados tenemos los otros dos, el izquierdo que es del menú y el derecho que nos servirá como botón de atrás. La única pega es que hace falta presionar bien para que respondan. La respuesta vibratoria del teléfono tampoco es tan alta; perceptible, pero como que falta algo más de intensidad.

Cámara

En el apartado fotográfico, pues obviamente no estamos ante un buque insignia con un gran sensor fotográfico del copón. Sus cámaras aún así no me han dejado nada indiferente, de hecho son bastante decentes teniendo en cuenta el reducido costo de este terminal. La cámara delantera del Ulefone Paris es de 8 MP y es la más dispar, es normalilla, pero nada más de eso, las fotos que produce no son tan nítidas como uno esperaría al escuchar 8 megapíxeles, a decir verdad es realmente mediocre.

La cámara trasera es de 13 MP y aunque no es nada del otro mundo, sí que es competente, y en condiciones donde hay buena iluminación sin duda se pule. Debajo puedes ver algunas fotos que te mostrarán en qué nivel está su cámara (sin el HDR activado).


Software

Esto es probablemente lo que más me ha gustado de este smartphone. Nunca he sido particularmente entusiasta de versiones modificadas de Android (véase TouchWiz, LGUX o EMUI, aunque admito que tengo cierta debilidad por HTC Sense y MIUI), así que prefiero usarlo puro, tal y como viene de Google. Afortunadamente Ulefone tomó la sabia decisión de instalar Android casi puro en el Paris.

El Ulefone Paris viene de fábrica con Android 5.1 Lollipop sin casi ninguna modificación. Más allá del bloat chino obligatorio (que afortunadamente es bien poco y se puede desinstalar), los únicos añadidos que encontraremos son mínimos y todos se encuentran en el panel de configuración: tenemos ajustes para control por gestos, un ecualizador de audio más completo, ajustes para mejorar el audio, una utilidad en ajustes para programar el encendido o apagado del teléfono y una función que nos permite usar el teléfono con una sola mano. Eso es todo.

El launcher que viene por defecto en el Ulefone Paris no tiene cajón de aplicaciones, sino que nos pone todos los iconos en la pantalla de inicio, como en iOS (es que hombre, si quiero que mi teléfono se parezca a un iPhone, pues me compro y iPhone y ya, aunque probablemente eso jamás ocurra). Afortunadamente si no nos gusta podemos desinstalarlo, y lo mismo podemos hacer con el resto del bloat. El segundo launcher que viene de serie es una versión recortada del Google Now Launcher, y es muy ligero y rápido. Yo sin embargo opté por instalar el launcher de ASUS con el paquete de iconos Belle, y funciona de maravilla, como casi todo en este teléfono.

Performance

No me pidan benchmarks, porque me rehuso a creer en lo engañosas que son las cifras cuando sólo reflejan la potencia bruta. Mi experiencia con el Ulefone Paris en cuanto a fluidez y rapidez del sistema no han podido ser mejores. Digamos que tampoco soy muy exigente con mis teléfonos como sí lo soy con una tableta. El Ulefone Paris tiene un procesador MediaTek MT6753 de ocho núcleos a 64 bits y la nada despreciable cantidad de 2 GB de memoria RAM.

Durante todo el tiempo que usé el teléfono no experimenté jamás alguna ralentización o tan siquiera una ligera o moderada falta de fluidez, y eso que lo he llenado de aplicaciones y tengo como navegador principal al mastodonte Chrome; de hecho me sorprende que Chrome rinda mejor aquí que en mi Nexus. La gestión de memoria por otro lado es también admirable.

En cuanto a lo que es juegos, no podemos exigirle tanto. Su procesador es un MediaTek de gama media con una gráfica Mali-T720 compatible con OpenGL ES 3.0. los juegos los corre decentemente mientras los tengamos en calidad gráfica media (aunque con alta no ha habido problemas), probado con Modern Combat 5 y Dead Trigger 2, también el Minecraft con gráficas a tope y antialiasing funciona bastante bien. Me aventuré a probar qué tal funcionaban Half-Life (Xash3D) y Counter-Strike 1.6 en este teléfono, y para mi sorpresa descubrí que corren como la seda.

Batería

De este Ulefone Paris casi todo me ha parecido bien, pero tiene un grave defecto: su batería es decepcionante. No es rematadamente mala, sólo que me esperaba una mejor autonomía. Sin duda vas a tener que llevar el cargador o un power bank para poder cargarlo, ya que el Ulefone Paris es capaz de dejarte tirado y sin teléfono si le das un uso intensivo en plena calle, por lo que tendrás que cargarlo antes de salir de casa, y si es apagado mejor, así cargará más rápido. Su carga por otro lado es relativamente lenta.

Si el uso que le darás es moderado, puede que llegue al día y medio. Pero nada de usarlo en la cama o mientras lo cargas. Por alguna razón el Ulefone Paris consume más energía (cuando lo usas) de lo que el cargador le pasa, por lo que vas a encontrarte con la sorpresa de que el teléfono se descarga mientras lo cargas y lo usas al mismo tiempo. Tal y como suele ocurrir con el Nexus 5 y la basura de cable que LG solía mandar con él.

El tema de la batería embarra lo que sin duda hubiera sido un gama media casi perfecto en todo sentido. Lo repito, no es una batería increíblemente mala ni va a drenarse con sólo mirarla, sólo una batería mediocre.

Conclusiones

¿Qué más puedo decir? El Ulefone Paris me ha causado muy buenas impresiones en casi todo lo que es importante para mí: tiene un gran rendimiento, una cámara aceptable, Android sin casi ninguna modificación, un diseño increíble y sobretodo un precio ridículamente bajo para lo que ofrece. Todo esto hubiera dado un gama media indiscutiblemente perfecto si no fuera por un detalle que no podemos obviar: la batería.

Bueno, a decir verdad haber tenido conmigo el Ulefone Paris estas últimas semanas tampoco es que hayan sido un ejercicio de responsabilidad —tener un Nexus 5 debería darte un diplomado en ahorro batería—; si de verdad te interesa comprar este smartphone, déjame decirte que aún con el problema de su decepcionante batería, no me parece razón para huir de él, si eres un poco responsable administrando la batería no tendría porque ser un problema en absoluto teniendo tantos puntos positivos. Mi puntuación: 8/10.

Publicar un comentario

César Barrantes

{picture#https://2.bp.blogspot.com/-87jyLDIFZTM/WBFboqQGR4I/AAAAAAAAb5I/6-1SbCa-kx8owN3AsTVvNL0Gr7qlhE6WACLcB/s200/cesar-barrantes-renderizado-01.jpg} Cinéfilo, carnavalero, amante de la buena música y friki a tiempo completo. "Algo suena en mí y es mejor que una canción; el arte es sobretodo un estado del alma". {facebook#https://www.facebook.com/cesar.barrantes.7} {google#https://plus.google.com/115915750931228352631} {youtube#https://www.youtube.com/channel/UCp_z0l2keVLXFRwUPa35RtQ}

Rolo Nieves

{picture#https://4.bp.blogspot.com/-kvtvyd4PBp0/WBFbYZsq7UI/AAAAAAAAb5A/YuK4RXgt9ugsti8HLUZgmHBBPMvNj9rBwCLcB/s200/rolo-nieves-renderizado-01.jpg} Amante de la informática, apasionado del software libre, GNU/Linux, el rock progresivo y usuario sin remedio de Android. Cada aspecto de mi vida es psicodélico. {facebook#https://www.facebook.com/LeMoktar} {google#https://www.google.com/+RoloNieves}
Con tecnología de Blogger.